Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Inicio de sesión
HOMENews Lacea LamesPolítica económica para la buena vida

Política económica para la buena vida

​Edmund S. Phelps, premio Nobel de Economía en 2006.

• Ya no es suficiente hablar de calidad de vida, capacidad de compra y tiempo de ocio para medir los beneficios de la política económica.

• Edmund S. Phelps, premio Nobel de Economía en 2006, llama a los gobiernos a dejar a un lado el corporativismo e incentivar que nuevos jugadores entren al mercado a través del emprendimiento y la innovación.

Una buena política económica es aquella que les permite a las personas usar sus capacidades de exploración, imaginación, creación y experimentación para hacerse a una buena vida.

Este fue el argumento central de Edmund S. Phelps, premio Nobel de Economía en 2006, durante su intervención, el jueves 10 de noviembre, en el encuentro de la Asociación de Economía de América Latina y el Caribe (Lacea), y el Encuentro Latinoamericano de la Sociedad de Econometría (Lames) que, hasta el sábado 12 de noviembre, se celebra en EAFIT con la organización de la Universidad y el Banco de la República.

¿Cuál debería ser el papel del Estado en la economía? Según la teoría keynesiana, la economía crecerá solo si los mercados funcionan de manera libre y eficiente. En este caso, el papel del Estado se reduce a imponer impuestos y a otorgar subsidios para corregir las eventuales ineficiencias que se puedan observar en los mercados libres.

Existe otra teoría que no habla de mercados eficientes, sino de calidad de vida. Esto, para economistas como Joseph Stiglitz, significa que el gobierno debe velar por el acceso a un amplio consumo y tiempo de ocio para sus ciudadanos y, adicionalmente, proveer bienes que, de otra manera, no serían producidos por la iniciativa privada, como el transporte público, la seguridad o las redes de alcantarillado.

Pero para el Nobel en Economía, incluso esta visión se queda corta en términos de objetivos de política económica, los que deberían apuntar, más allá de la calidad de vida, a la buena vida, definida por el mismo Phelps como la oportunidad de explorar nuevas maneras de expresión individual a través de la imaginación, la creación y la experimentación. Esto, en un contexto económico, no es más que la oportunidad de emprender nuevos proyectos y negocios.  ​

Corporativismo

En ese sentido, anota el académico, las políticas que buscan proteger a la industria existente con la premisa de que así evitarán la destrucción de puestos de empleo son bastante negativas, en tanto bloquean las iniciativas nacientes que puedan amenazar dichas industrias con una competencia renovada e innovación.

"El corporativismo en el que nos movemos actualmente pone en manos del Estado no solamente el rol de defender las leyes del mercado, sino también el de proteger a las personas que puedan perder su empleo o a las ciudades que puedan perder sus industrias. En otras palabras, son gobiernos que luchan por mantener el statu quo".

Este proteccionismo es, para el laureado, un gran error, pues va en contra de la libre competencia y ahoga cualquier iniciativa emprendedora, restándole dinamismo a la economía en el momento en que más se necesita.

El nobel de Economía participa, junto con el noruego​ Finn Kydland, en esta edición de Lacea Lames que se desarrolla hasta el sábado 12 de noviembre en EAFIT con la presencia de unos 850 economistas del continente.


Mayores informes solo para periodistas

Sala de prensa Lacea Lames
Alejandro Gómez Valencia
Teléfono: 2619500 ext. 9931
Correo electrónico: jgomez97@eafit.edu.co
Número celular: 3007842646

Juan Carlos Luján Sáenz
Teléfono: 2619500 ext. 9883
Correo electrónico: jlujans@eafit.edu.co
Número celular: 3167448573